Laura Jennifer Angulo Quintana
Laura Devos

Parador Punto Rojo

Saint-Martin-de-Ré

 

Miro una gaviota quieta afuera de mi ventana. Azul, blanca, amarilla y con su ojo negro.

Escucho Rafael Orozco. Recuerdo tantos viajes. Tantas curvas en el trayecto Bogotá – Melgar – Ibagué.

Miro al cielo para situarme en el ahora de Saint-Martin-de-Ré. Sin embargo, viajo a miles de kilómetros y siento el calor pegajoso del restaurante “Punto Rojo” a 10 kilómetros del destino. Paso debajo de la “nariz del demonio” como la bautizó mi hermano. Quiero bajar a todos los puestos de la vía colmados de achiras, de “mecato”, como diría mi abuela materna.

Siento a mi padre como el héroe que realiza la proeza de conducir por las montañas andinas. Siento a mi madre alistando las maletas de todos con los “estrenes” para el 24 y el 31 de diciembre.

La flor reconoce ahora los colores de los recuerdos en mosaico de mar.

 

Laura Marina

16 juillet 2017